HISTORIA DE CUACOS DE YUSTE

HISTORIA DE CUACOS DE YUSTE

HISTORIA DE CUACOS DE YUSTE

HISTORIA

 

La villa de Cuacos de Yuste se independizó en el año 1813 del Señorío de Plasencia, constituyendo en la actualidad una muestra viva del típico estilo de caserío verato.
El rico entorno natural que rodea la localidad es uno de sus puntos fuertes, y fue por eso que el Emperador Carlos I de España y V de Alemania escogió sus alrededores (el Monasterio de Yuste) como lugar donde descansar y retirarse. De hecho, Cuacos de Yuste ha sido declarado como Conjunto Histórico Artístico.
Existe una leyenda histórica sobre Cuacos De Yuste relacionada con el Emperador y con su hijo bastardo: según dicen, un niño llamado Jeromín viaja a Yuste de la mano de sus tutores para ver al Emperador Carlos V que reina en España. Descubre que sólo es un anciano y siente compasión por él. La muerte del emperador acaece al poco tiempo y la tutora del niño se reprime en contar que él es hijo del rey.En Cuacos está la imagen de San Gil, que fue objeto de gran veneración en otro tiempo, no solo por los habitantes de Cuacos, sino también por los de Aldeanueva. Existen varias versiones sobre el pleito que mantienen ambas poblaciones. Sin embargo, según los datos que existen en un documento del archivo parroquial, sucedió que los vecinos de Aldeanueva carecían de tierras más allá de sus dos gargantas y por eso a finales del siglo XVI el Concejo de Cuacos decidió concederle a modo de " ensancha" unos terrenos que se extendían sobre una "villa romana".

A partir de entonces, en la fiesta de San Gil acudía el Concejo de Aldeanueva, pero quien oficiaba la misa era el párroco de Cuacos, ya que, aunque en la jurisdicción civil el terreno pertenecía a Aldeanueva, en lo religioso siempre perteneció a Cuacos.

 

INFORMACIÓN GENERAL

Entre sus monumentos destacados y que no podemos dejar de visitar están la Plaza Mayor porticada y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde podemos ver un

Magnífico órgano del siglo XVI realizado en Amberes y traído del Monasterio de Yuste,

Y la imagen de San Gil.Este santo fue objeto de gran veneración en Otro tiempo, no solo por los habitantes de Cuacos, sino también por los de Aldeanueva.Existen varias versiones sobre el pleito que mantienen ambas poblaciones en cuanto a la posesión de San Gil. Sin embargo,según los datos que existen en un documento del archivo parroquial, sucedió que los vecinos de Aldeanueva carecían de tierras más allá de sus dos gargantas (la de San Gregorio y la de los Guachos), y por eso a finales del siglo XVI el Concejo de Cuacos decidió concederle a modo de "ensancha" unos terrenos que se extendían sobre una "villa romana". A partir de entonces, en la fiesta de San Gil acudía el Concejo de Aldeanueva, pero quien oficiaba la misa era el párroco de Cuacos, ya que, aunque en la jurisdicción civil el terreno pertenecía a Aldeanueva, en lo religioso siempre perteneció a Cuacos. Otro elemento digno de mención es la Casa de Don Juan de Austria o la "Casa de Jeromín", hijo del Emperador y de Doña Bárbara Blomberg. Se trata de un edificio rehabilitado en el que está la sede de la Mancomunidad Intermunicipal de La Vera. La Localidad posee también dos preciosas Plazas, que son la Plaza de España, parcialmente porticada, y la Plaza de la Fuente de Los Chorros, de muy reducido tamaño pero de singular belleza.

Cuacos de Yuste está situado en una hondonada, en la falda de la sierra de Tormantos y el Cerro del San Salvador. El terreno es muy accidentado y de naturaleza pedregosa.

Todo el término está situado en terreno granítico, y por él circulan aguas del Río Tiétar y de varios arroyos procedentes de la sierra. Las precipitaciones están condicionadas por la presencia de las montañas, y se trata de una de las zonas de la comarca que registra mayores lluvias: 1200 mm. Estas precipitaciones se producen con fuerza durante todo el año, excepto en el periodo

Estival. Las temperaturas medias son de14º, con unos veranos que no son tan calurosos como en el resto de la región. Gracias al relieve que envuelve la localidad,

Los vientos fríos del norte en invierno son atenuados suavizando las temperaturas